La normativa sobre envases y residuos de envases avanza mientras la UE sigue centrada en la sostenibilidad

16 de mayo de 2024

Compartir en LinkedIn Compartir en Facebook Compartir en X

Por Mark Buckingham, Asesor de Recall

El Consejo Europeo y el Parlamento Europeo han llegado a un acuerdo provisional sobre la propuesta de Reglamento de Envases y Residuos de Envases (PPWR), que tiene por objeto el aumento de los residuos de envases en toda la UE. Como muchos otros reglamentos recientes, el PPWR tiene en cuenta el ciclo de vida completo de los envases y establece requisitos de composición, etiquetado y reutilización.

El Consejo calcula que la producción de envases y la gestión de sus residuos generan un volumen de negocio total de 370 000 millones de euros en la UE. Sin embargo, a pesar del aumento de las tasas de reciclado, los residuos de envases han aumentado casi un 25% en la última década y se espera que aumenten otro 19% para 2030 si no se hace nada. Por ello, la Comisión Europea propuso el proyecto de PPWR en 2022, no solo para hacer frente al aumento de los residuos de envases, sino también para armonizar el mercado interior de envases e impulsar la economía circular.

Disposiciones clave

El PPWR que recibió un acuerdo provisional esboza varias medidas, entre ellas exigir que todos los envases sean reciclables, reducir al mínimo la presencia de sustancias nocivas como las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS) y mejorar la recogida y el reciclado de los residuos de envases.

Para reducir la cantidad de residuos de envases de plástico, el PPWR fija objetivos de reducción del 5% para 2030, del 10% para 2035 y del 15% para 2040. El Reglamento también establece específicamente la prohibición de determinados envases de plástico de un solo uso, como los utilizados para productos frescos no procesados, algunos tipos de envases para alimentos y bebidas en restaurantes, porciones individuales como condimentos y cremas, envases en miniatura para productos de tocador, etc. Estos formatos de envases estarían prohibidos a partir del 1 de enero de 2030.

El PPWR también introduce una prohibición de los PFAS, también conocidos como "sustancias químicas para siempre", por encima de determinados umbrales en los envases en contacto con alimentos. Durante el proceso de redacción, hubo cierta preocupación por el solapamiento con otra legislación que pretende abordar la presencia de PFAS en materiales plásticos, por lo que los colegisladores del acuerdo provisional pidieron a la comisión que evaluara la necesidad de modificar la restricción en un plazo de cuatro años a partir de la fecha de entrada en vigor para evitar solapamientos.

Los colegisladores también mantuvieron los objetivos de la Comisión sobre contenido mínimo reciclado en los envases de plástico. Esos objetivos fijan una fecha de entrada en vigor a partir del 1 de enero de 2030 y exigen:

  • 30% de contenido reciclado para envases de plástico sensibles al contacto fabricados con tereftalato de polietileno (PET) como componente principal;
  • 10% para envases sensibles al contacto fabricados con materiales plásticos distintos del PET;
  • 30% de contenido reciclado para botellas de bebidas de plástico de un solo uso;
  • 35% de contenido reciclado para otros envases de plástico.

El Reglamento también establece objetivos cada vez mayores de contenido reciclado en los envases de plástico para 2040.

Mirando al futuro

Estos requisitos de contenido reciclado y envases reutilizables afectarán a toda una serie de sectores, ya sea para mantener la seguridad alimentaria en envases de plástico reciclado o para garantizar que las compras lleguen intactas a los consumidores.

Los grupos ecologistas piden a los legisladores que ratifiquen y apliquen rápidamente el PPWR. Una vez aprobado y adoptado, el PPWR se aplicará a partir de 18 meses después de la fecha de entrada en vigor, lo que significa que los fabricantes no tendrán mucho tiempo para ajustar sus operaciones para cumplir los nuevos requisitos. Las empresas deben aprovechar ahora la oportunidad para leer detenidamente todas las disposiciones, que van más allá de las aquí expuestas, para asegurarse de que comprenden bien sus mayores responsabilidades en virtud del PPWR.

A medida que los organismos reguladores prestan más atención a los envases que acompañan a tantos productos, los fabricantes y minoristas deberían empezar a actualizar sus planes de crisis y retirada de productos para la supervisión relacionada con los envases. Para dar a su empresa la máxima protección, también merece la pena considerar la posibilidad de contratar a terceros expertos, incluidos abogados especializados en regulación y especialistas en protección de marcas.

Con la confianza de las principales marcas del mundo, Sedgwick brand protection ha gestionado más de 7.000 de las retiradas de productos más sensibles y con plazos de entrega más críticos en más de 100 países y más de 50 idiomas, a lo largo de 25 años. Para obtener más información sobre nuestras soluciones de retirada y reparación de productos, visite nuestro sitio web aquí.

Etiquetas: medio ambiente, impacto ambiental, Europa, Unión Europea, normativa, sostenibilidad, sostenible