Problemas y averías tradicionales del motor 

14 de febrero de 2024

Compartir en LinkedIn Compartir en Facebook Compartir en X

Por John Jolliffe, Liquidador Ejecutivo, Responsabilidad Civil.

Los motores tradicionales, el corazón mecánico de los vehículos de uso cotidiano, han evolucionado mucho desde sus inicios en el sigloXIX y, hoy en día, se consideran la columna vertebral de la industria automovilística. Pero, ¿qué ocurre cuando se producen complicaciones o fallan por completo? En este blog analizaré cómo funcionan los motores tradicionales, los entresijos de su funcionamiento, la posibilidad de que abandonen el mercado y cómo los peritos de responsabilidad civil pueden ayudar a investigar la causa de sus problemas o fallos. 

Motores tradicionales en movimiento

Los motores constan de varios componentes clave, cada uno de los cuales desempeña un papel crucial en el proceso de combustión. El cilindro, el pistón, la biela, el cigüeñal y el árbol de levas son fundamentales para el funcionamiento de un motor tradicional. El ciclo del motor consta de cuatro etapas: admisión, compresión, potencia y escape. Durante la compresión, el pistón se mueve hacia arriba, comprimiendo la mezcla de aire y combustible que se ha introducido en la cámara de combustión (admisión). A continuación se produce el encendido, que impulsa el pistón hacia abajo y genera potencia. A continuación, el escape expulsa los gases gastados.

Hay varios componentes que, si no se tratan adecuadamente, pueden suponer riesgos adicionales para los motores.  

  1. Formación del motor y función del árbol de levas: Los motores vienen en diferentes formaciones, como en línea o en V, y todos tienen un árbol de levas que desempeña un papel importante. Controla la apertura y el cierre de las válvulas del motor, regulando los procesos de admisión y escape. Esta orquestación es esencial para un rendimiento óptimo del motor. 
  2. Circulación del aceite del motor: El aceite del motor es el elemento vital que garantiza un funcionamiento sin problemas. Lubrica las piezas móviles, reduciendo la fricción y evitando el desgaste. El aceite circula por el motor, guiado por la bomba de aceite, proporcionando una protección crítica a componentes como los cojinetes y el árbol de levas.
  3. Correa de distribución, pistones y bielas: La correa de distribución sincroniza el árbol de levas y el cigüeñal, garantizando un funcionamiento preciso del motor. Los pistones, conectados al cigüeñal mediante bielas, se mueven dentro de los cilindros y convierten la energía lineal en fuerza de rotación.
  4. Posibles averías del motor: Los fallos del motor pueden deberse a varias causas. La contaminación o la restricción del aceite pueden desgastar o dañar los cojinetes, en particular los cojinetes de bancada, provocando fricción, acumulación de calor y posible destrucción del motor.
  5. Sistema de refrigeración y turboalimentación Para gestionar el intenso calor generado durante la combustión, los motores incorporan un sistema de refrigeración. El refrigerante circula por el bloque motor, absorbiendo el calor y disipándolo a través del radiador. Los turbocompresores mejoran el rendimiento al comprimir el aire fresco, aumentando los niveles de oxígeno para la combustión.
  6. Problemas con el inyector de combustible: Los patrones de pulverización del inyector de combustible deben ser precisos para una combustión eficiente. Los inyectores defectuosos pueden dañar componentes o incluso provocar averías en el motor.

¿Son los vehículos eléctricos el futuro? 

El paso mundial a los vehículos eléctricos (VE), aunque lento pero constante, introduce un cambio de paradigma. La propulsión de los coches eléctricos se basa en el electromagnetismo. Las baterías almacenan y liberan energía, alimentando los motores eléctricos. Este alejamiento de los motores tradicionales se alinea con un futuro ecológico y sostenible hacia el que se han orientado muchas organizaciones y particulares.

Los motores son intrincadas maravillas de la ingeniería que impulsan nuestra vida cotidiana. Desde sus raíces históricas hasta las complejidades de sus componentes, entender cómo funcionan los motores es clave tanto para su mantenimiento como para investigar los problemas de un motor o por qué ha fallado. A medida que avanza la tecnología, la aparición de los vehículos eléctricos pone de manifiesto el compromiso de la industria con la innovación y la sostenibilidad medioambiental. Ya sean de combustión interna o eléctricos, los motores siguen siendo la fuerza motriz que nos impulsa hacia el futuro.

Los peritos de responsabilidad civil toman el timón 

Después de realizar trabajos en un motor, pueden surgir problemas que lleven al propietario del vehículo a buscar culpables. En muchos casos, esta acusación de negligencia está justificada, pero no en todas las ocasiones. El equipo especializado de peritos de responsabilidad civil de Sedgwick cuenta con los conocimientos y la experiencia necesarios para investigar a fondo los problemas o fallos del motor y determinar si existe una responsabilidad legal y si el seguro de responsabilidad civil del cliente responderá. 

Leer más > Lea nuestro folleto sobre responsabilidad civil o póngase en contacto con [email protected].