Control de los robos de vehículos modernos

9 de febrero de 2024

Compartir en LinkedIn Compartir en Facebook Compartir en X

Por Mike McGee, investigador principal, EFI Global.

La comodidad personal conlleva una vulnerabilidad potencial. La evolución de la seguridad de los vehículos empezó con una cerradura mecánica y una llave. Pronto evolucionó para incluir un sistema de alarma de fábrica, antes de que la industria pasara a una llave con un chip transpondedor codificado. Luego vino el cambio al arranque por botón con un mando RF (mandos a distancia que transmiten sus señales por radiofrecuencia) y una señal transpondedor codificada. Hoy en día, algunos vehículos incluso disponen de una orden de arranque cuando se detecta que el conductor está sentado.

A pesar de estos avances en seguridad, en Estados Unidos se están registrando niveles casi récord de robos de vehículos, que siguen aumentando, según un informe publicado por la National Insurance Crime Bureau (NICB). El informe indica que en el primer semestre de 2023 se denunciaron casi 500.000 robos de vehículos en todo el país, lo que supone un aumento de más del dos por ciento en comparación con el primer semestre de 2022. Los aseguradores deben permanecer alerta y tomar medidas proactivas y de sentido común para ayudar a disuadir el robo, como no dejar nunca las llaves o el llavero en el coche, cerrar siempre las puertas y subir las ventanillas, y no dejar nunca objetos de valor a la vista.

La evolución del robo de vehículos

Con cada evolución, la vulnerabilidad del sistema de seguridad se ha identificado, explotado y convertido en un arma para derrotarlo, permitiendo que el vehículo arranque y se mueva sin las llaves o mandos de fábrica.

En el pasado, los vehículos dependían de cerraduras mecánicas exteriores de puertas y maleteros. Para accionar la cerradura se utilizaba una llave metálica de corte simple o doble. En 60 segundos, los ladrones eran capaces de forzar, rastrillar o destruir el mecanismo de la cerradura, lo que permitía acceder al vehículo y al mecanismo de accionamiento del interruptor de encendido. Incluso en 2020, algunos vehículos no utilizaban más seguridad que una hoja metálica de corte lateral para arrancar el motor del vehículo, lo que permitía llevar a cabo los robos mucho más rápidamente.

Sistemas de seguridad basados en transpondedores

Un transpondedor, abreviatura de transmisor-respuesta, es un dispositivo electrónico que recibe una señal de radio y transmite automáticamente una señal diferente. En estos sistemas, hay un chip transpondedor programado en el arco de la llave o en la carcasa de la FOBIK (llave inteligente). Cada chip contiene un código de seguridad específico para el vehículo al que está asignado, muy parecido al número de bastidor único de un vehículo. Los códigos de seguridad y los cortes de llave se almacenan con el fabricante del vehículo y los cerrajeros debidamente acreditados pueden acceder a ellos a través de un administrador externo, según sea necesario. 

La utilización de llaves mecánicas con códigos transpondedores programados tiene varias ventajas, a saber, que hay que manipular de dos a cuatro sistemas de seguridad para conducir el coche. Hay que anular la cerradura mecánica o el interruptor de encendido conectado para permitir que funcione el sistema eléctrico, y el sistema antirrobo de inhibición del motor basado en transpondedores del fabricante debe puentearse o recodificarse para que acepte el código del delincuente. Si el vehículo está equipado con un bloqueo de la dirección, hay que desactivar la conexión mecánica. Y, en algunos casos, es necesario anular o desactivar el bloqueo del cambio de transmisión.

Otro sistema común es el FOBIK, un mando con llave integrada, que existe desde 1996 y se hizo más común en los vehículos modelo 2006. Desgraciadamente, la señal transmitida por el mando a distancia de acceso sin llave puede ser bloqueada por cualquier dispositivo capaz de transmitir una señal de una frecuencia específica, incluidos numerosos aparatos comunes como los abridores de puertas de garaje o las raquetas de tenis Wii. Las llaves abatibles son otro tipo de mandos que utilizan una llave metálica para arrancar el vehículo y que no transmiten continuamente una señal.

Pero las llaves con chip tienen varios inconvenientes. La cerradura de contacto mecánica puede forzarse o destruirse físicamente, y los vehículos con capacidad de programación a bordo pueden reprogramarse sin necesidad de equipo especial, en sólo 30 minutos. En cuanto a las llaves flip, la mayoría pueden clonarse en un duplicado exacto, por lo que el vehículo acepta el código o códigos como lo haría con la llave original.

Aún así, los sistemas de llave basados en transpondedor ofrecen en gran medida mayores niveles de protección, mayor fiabilidad y, a diferencia de una llave física que puede ser robada o copiada con la intención de obtener acceso no autorizado a un vehículo, un llavero puede ser reprogramado rápidamente por un cerrajero de automoción profesional en sólo unos minutos. Los ladrones utilizan la misma tecnología para borrar el código de su llave del vehículo y programar su llavero con un nuevo código que permita arrancar el vehículo. Es fundamental que cada asegurado conozca el sistema de llaves de su vehículo y sus consiguientes vulnerabilidades, y que tenga en cuenta estos factores a la hora de elegir un vehículo para usar, alquilar o comprar.

Sistemas de arranque a distancia

Los vehículos con sistemas de seguridad de arranque a distancia llevan incorporadas capas adicionales de protección. Las puertas deben estar cerradas y bloqueadas antes de que el motor pueda arrancar, y si el motor funciona durante 15 minutos, se apaga automáticamente. Además, si una persona no autorizada entra por una puerta, el sistema apaga el motor. Si una persona entra por una ventanilla rota, en cuanto se pisa el pedal del freno para mover la palanca de cambios, el motor también se apaga.

Las llaves inteligentes son fantásticas por su comodidad: basta con pulsar un botón para arrancar el vehículo si la señal de la llave está a menos de un metro de la antena receptora interior. Para entrar en el vehículo cerrado es necesario que la llave inteligente esté a una distancia determinada de la manilla de la puerta, lo que reduce al mínimo la probabilidad de robo. Y, si el vehículo se arrancó con una llave inteligente adecuada, puede conducirse sin la presencia de esa llave, pero no volverá a arrancar una vez apagado sin el código de seguridad adecuado.

Frente a la idea errónea de que el uso de un sistema de arranque a distancia aumenta las posibilidades de ser víctima de un robo de vehículo, los sistemas a distancia pueden ayudar a evitarlo. Los arrancadores a distancia suelen incorporar funciones como el bloqueo y el apagado automáticos, que garantizan un alto nivel de seguridad y precaución.

La investigación: determinar si un vehículo es robado

Un investigador de fraudes al seguro dentro de una unidad especial de investigación (SIU) bloquearía primero la declaración del asegurado sobre el suceso y realizaría una investigación exhaustiva del caso. El investigador realiza exámenes exhaustivos de los mecanismos de cierre y prueba los sistemas de seguridad del vehículo. Utilizan recursos como escáneres informáticos de diagnóstico para detectar cualquier anomalía en los distintos sistemas y utilizan recursos de lectura de llaves, es decir, información registrada en la llave, incluido el kilometraje registrado, la última fecha y hora de uso, cuántas llaves están programadas y mucho más.

El uso de la tecnología Berla, hardware y software especializados que recuperan la información almacenada en el sistema de infoentretenimiento de un vehículo -un sistema de componentes que ofrecen una serie de funciones de confort y seguridad, incluidas la radio y la navegación-, es fundamental. Todos los eventos del vehículo quedan registrados. Esto puede incluir arranques, paradas, apertura o cierre de puertas, aceleraciones o frenadas bruscas, y las fechas y horas de cada suceso. 

Dependiendo del sistema de infoentretenimiento específico del vehículo, puede obtenerse incluso información sobre las conexiones al vehículo -teléfonos o dispositivos Bluetooth- junto con su número de identificador único. Las conexiones telefónicas no solo revelan la lista de contactos del teléfono, sino también registros de llamadas, fechas, horas y lugares en los que se realizó cada llamada, y dónde estaba el teléfono cuando se recibió o se perdió una llamada. 

También puede disponerse de registros de navegación y seguimiento, que controlan el vehículo a lo largo de toda una ruta de viaje en una fecha determinada. Por supuesto, la adquisición de este tipo de datos del sistema de infoentretenimiento del vehículo, o la información del registrador de datos de eventos, requiere el consentimiento por escrito del propietario del vehículo.

Mirando al futuro

A pesar de la creciente sofisticación de los sistemas antirrobo y de inhibición del motor, cualquier vehículo puede ser robado. Un Cadillac de 2022, por ejemplo, puede ponerse en modo reprogramación con un clip. 

Independientemente de los medios que utilice una persona para cometer un robo, una investigación adecuada puede determinar si un vehículo fue robado o si algún otro motivo -un fallo mecánico, un accidente o la conducción bajo los efectos del alcohol, por ejemplo- estuvo detrás del siniestro. Dado que los siniestros de vehículos alcanzan los miles de millones cada año, una mayor cooperación entre organismos será primordial para minimizar los robos de vehículos.

Algunos de estos conceptos se presentaron en la 2023 Conferencia Anual de la Asociación Internacional de Unidades Especiales de Investigación (IASIU) en Dallas, Texas.