Seguridad en el trabajo: reducir el riesgo de lesiones de los trabajadores de primer año

15 de noviembre de 2022

Compartir en LinkedIn Compartir en Facebook Compartir en X

Por Lisa Orr, consultora principal de factores humanos, y Laura Oslund, consultora principal de servicios de riesgo.

Uno de los principios básicos de los servicios de riesgos es que una de las formas más eficaces de apoyar la seguridad y el bienestar de los empleados y controlar los costes de indemnización de los trabajadores es evitar que se produzcan lesiones en el trabajo. Un grupo de población que presenta un reto importante en este sentido es el de los empleados de primer año.

Múltiples estudios han demostrado (y el libro de negocios de Sedgwick lo confirma) que alrededor de un tercio de las lesiones relacionadas con el trabajo se producen en el primer año de comenzar un trabajo. Las estadísticas relativas a la susceptibilidad a las lesiones de quienes ocupan nuevos puestos se han disparado en las últimas décadas, y los cambios muy recientes en la mano de obra han exacerbado el problema. Los empresarios que deseen proteger a sus empleados y reducir el coste total del riesgo deberían redoblar sus esfuerzos en materia de seguridad, prestando especial atención a los nuevos trabajadores.

Nuevas funciones, nuevos riesgos

Los factores que exponen a un mayor riesgo de lesión a las personas que se incorporan por primera vez a un puesto de trabajo son una combinación de factores físicos y psicológicos. En primer lugar, está la cuestión de la aptitud física para el puesto. Si un nuevo empleado ha estado sin trabajar durante algún tiempo o no ha realizado el mismo tipo de tareas durante un tiempo, su cuerpo tardará en acondicionarse adecuadamente, lo que le hará susceptible de lesionarse mientras tanto. También tiene que acostumbrarse a las exigencias de su nuevo lugar de trabajo, a las responsabilidades laborales y al equipo.

Desde un punto de vista psicológico, muchos se incorporan a una organización y a un equipo queriendo causar una buena primera impresión. Están ansiosos por hacerlo bien y demostrar lo que saben hacer. A veces recortan gastos en aras de la eficacia, pero sacrifican la seguridad en el proceso. Es posible que los nuevos empleados teman hacer demasiadas preguntas durante el proceso de incorporación y orientación, optando en su lugar por hacer lo que saben en lugar de aprender las normas y expectativas de su nuevo empleador y función. Por ejemplo, un operador de carretillas elevadoras que empieza en un nuevo puesto puede decir que no necesita formación porque lleva años manejando carretillas elevadoras; sin embargo, un equipo diferente y un almacén distinto presentan nuevos peligros.

La composición de la mano de obra actual pone a las empresas y a sus empleados en una situación de riesgo aún mayor. El aumento de la movilidad de la mano de obra -especialmente entre los trabajadores más jóvenes - significa que las personas cambian de trabajo y de campo con más frecuencia, y las organizaciones tienen mayores porcentajes de empleados de primer año en sus filas. Además, la Gran Dimisión y la escasez de mano de obra surgida a raíz de la pandemia de COVID han obligado a las organizaciones a recurrir a nuevas fuentes de talento. Los empleadores, desesperados por cubrir los puestos vacantes, están contratando a personas y alistando a trabajadores temporales/contratados que pueden no tener la formación o la experiencia laboral necesarias para realizar los trabajos de la forma más segura y eficaz posible.

Recomendaciones de seguridad para los empresarios

Hay muchas cosas que las organizaciones pueden hacer para mitigar los riesgos de los empleados de primer año (y de otros tipos). He aquí algunas sugerencias:

  • Establecer una sólida cultura de la seguridad: El énfasis en los comportamientos de trabajo seguros debe arraigarse en todas las prácticas y procedimientos operativos de la organización. Las normas y expectativas de seguridad -tanto a nivel de empresa como específicas de cada lugar- deben documentarse y comunicarse con claridad, de modo que quienes asumen nuevas funciones sepan dónde no tomar atajos y, en su lugar, pecar de precavidos. Es fundamental que la dirección impulse la cultura de la seguridad, predicando con el ejemplo, reforzando las prácticas cotidianas y concediendo a los empleados tiempo para la formación. El compromiso con la seguridad en el trabajo debe ser personal, centrado en el cuidado de los empleados y en permitirles volver a casa con sus seres queridos cada día.
  • Inicie a los empleados con buen pie: Es esencial que los mensajes relacionados con la seguridad se incluyan en la orientación de los nuevos empleados y de los que cambian de trabajo dentro de la organización. Los empleados se benefician de una estrecha colaboración entre el equipo de RR.HH. encargado de la incorporación y los responsables de la seguridad y la formación en el puesto de trabajo, así como de unas funciones claramente definidas para cada uno. Los nuevos empleados deben tener claro cómo define la organización el éxito en materia de seguridad. Y, como ya se ha señalado, incluso los profesionales con experiencia que digan que no necesitan formación deben recibir cursos de actualización sobre el uso seguro de los equipos que van a utilizar.
  • Céntrate en el compromiso: No subestime la conexión entre los aspectos mentales, físicos y sociales del trabajo. Los estudios demuestran que los empleados comprometidos en entornos de trabajo positivos tienen menos probabilidades de lesionarse. En un esfuerzo por promover la seguridad de los empleados, muchas organizaciones han adoptado en los últimos años programas de yoga y estiramientos en el lugar de trabajo. Los estudios sobre estas iniciativas no las han relacionado directamente con la prevención de lesiones, pero han demostrado su contribución a la creación de equipos y al compromiso, lo que, a su vez, favorece la seguridad de los empleados. La tutoría de un colega experimentado o de un directivo con los conocimientos necesarios y comprometido con la seguridad fomenta aún más el compromiso de los empleados.
  • Considere el papel de la tecnología: Muchos asocian la tecnología con distracciones que pueden provocar accidentes (como enviar mensajes de texto mientras se trabaja o se conduce), pero el espacio tecnológico tiene mucho que ofrecer en lo que respecta a la seguridad de los empleados. Los dispositivos portátiles, que van desde los relojes inteligentes que controlan los datos biométricos hasta los exoesqueletos robóticos que ayudan a la mecánica corporal, pueden mejorar los comportamientos de salud y seguridad de los empleados cuando se aplican eficazmente. La tecnología también mejora y amplía las opciones de formación en seguridad, mediante la gamificación, la interactividad atractiva, las simulaciones realistas y mucho más.
  • Esfuércese por mejorar continuamente: La formación en seguridad no es algo que se haga "una vez y ya está". Los empleados necesitan una actualización continua de las expectativas de la organización y deben ser evaluados a diversos intervalos mediante encuestas, controles de comportamiento y otros medios para garantizar que la formación funciona en la práctica. En cualquier iniciativa de seguridad deben incorporarse estilos de aprendizaje diversos y métodos de formación novedosos; muchos alumnos adultos obtienen la máxima información con un enfoque de "contar-mostrar-hacer".

Las personas son el mayor activo de cualquier organización. Cuando se trata de proteger a los empleados, las organizaciones -ya pertenezcan a un sector que evoluciona rápidamente, como el de la alimentación y la hostelería, la sanidad, la construcción o la energía, o a uno más lento- deben trabajar siempre para mejorar la seguridad e integrar rápidamente a los nuevos empleados en la cultura de la empresa. Lo que está en juego, especialmente en el primer año de trabajo, es demasiado importante como para ignorarlo.

> Leer más - lea sobre los servicios de riesgo o póngase en contacto con Michael Doughertygerente de servicios de riesgos, para explorar cómo nuestros expertos pueden ayudar a hacer más seguro su lugar de trabajo.