Baches en el camino: puntos débiles y soluciones probadas para siniestros de automóviles y motores

13 de diciembre de 2023

Compartir en LinkedIn Compartir en Facebook Compartir en X

El panorama mundial de los siniestros de automóviles se enfrenta actualmente a una serie de retos importantes: el impacto de los vehículos eléctricos (VE), la escasez de talento entre los conductores comerciales y los técnicos de reparación, las retiradas de productos y las reparaciones en el mercado, y el aumento de los litigios y el abuso del sistema legal, por nombrar algunos. A continuación, exploramos algunos de los puntos críticos de hoy en día en los mercados de siniestros de automóviles y automóviles en Estados Unidos y Europa y lo que se puede hacer para aliviarlos. 

El mercado estadounidense

A pesar de un breve respiro durante la pandemia, cuando el índice combinado de siniestralidad de automóviles comerciales cayó por debajo del 100%, el sector registró 10 años consecutivos de pérdidas de suscripción antes de 2021. La siniestralidad y los costes vuelven a aumentar. Aún así, el sector de siniestros de automóviles de EE.UU. tiene mucho que hacer.

En lo que habría sido excepcionalmente raro hace sólo unos años, hemos entrado en la era de los veredictos termonucleares, donde casos de lesiones aparentemente rutinarios resultan en veredictos y acuerdos multimillonarios. Las empresas de lesiones personales están utilizando una variedad de tácticas sofisticadas en su persecución de la industria del transporte por carretera, el blanco favorito desde hace mucho tiempo de la barra de demandantes. 

Como resultado, los acuerdos y veredictos por encima del millón de dólares se han disparado drásticamente, y los de 10 millones o más se han hecho mucho más frecuentes. Alcanzar importes más elevados puede explicarse en parte por la inflación social, en la que algunos jurados están decididos a apuntar a lo que sólo ven como una empresa sin rostro con grandes bolsillos. 

La escasez de conductores experimentados no ayuda. A pesar de los esfuerzos por mejorar la contratación, existe una enorme necesidad de conductores cualificados, muy por detrás de la demanda. La escasez, que puede atribuirse al continuo crecimiento de las compras en línea y a la jubilación de conductores experimentados, entre otros factores, ha dejado a los transportistas sin más opción que poner al volante a conductores marginalmente aceptables, echando más leña al fuego legal.

Además, la industria automovilística ha estado presionando para que se reforme la responsabilidad extracontractual entre múltiples prácticas, incluida la financiación de litigios por terceros (TPLF), un tipo de responsabilidad extracontractual que anima a los demandantes a presentar demandas frívolas y da lugar a costes médicos, acuerdos y demandas judiciales inflados. Una estimación conservadora cifra el precio de la TPLF en 5.000 millones de dólares. Aunque anima a los demandantes a buscar tratamientos y procedimientos médicos innecesarios, el precio de estos servicios médicos en muchas demandas relacionadas con el automóvil no refleja los costes razonables y habituales. 

El mercado en Europa

Gran parte de la presión sin precedentes a la que se enfrenta el mercado europeo de siniestros de automóviles es intrínseca a la creciente popularidad de los vehículos eléctricos (VE). Aunque Europa ha tenido más éxito que Estados Unidos a la hora de construir la infraestructura necesaria para apoyar el uso de los VE y promover sus beneficios para el medio ambiente, existen inconvenientes: Se calcula que los VE aumentan el riesgo de accidente en un 25%.

La evolución de la tecnología de los vehículos, combinada con los problemas de la cadena de suministro y la escasez de mano de obra, también han disparado los costes de reparación. "Las cifras de la Oficina Nacional de Estadística muestran que el coste de funcionamiento y mantenimiento del transporte personal, incluidos los coches, ha aumentado un 15% en comparación con hace un año, por encima de la tasa de inflación general del 10,1%", dijo The Guardian a finales de 2022. Algunos clientes británicos informan de que los costes de reparación se han disparado hasta un 90%. 

Europa ha registrado un aumento del tráfico y los accidentes. La pandemia frenó significativamente el uso del transporte público, ya que la gente se acostumbró a viajar en automóvil privado, y muchos optaron por conducir a los destinos de viaje en lugar de volar este pasado verano, alimentando el aumento. 

Además, en los países europeos se observa un aumento de otros vehículos motorizados, como los patinetes eléctricos, en las carreteras. El aumento de las cifras de siniestralidad, así como la mayor frecuencia de pequeños siniestros de motor -como los relacionados con incidentes de aparcamiento y otros accidentes menores- han seguido la misma tendencia. Algunos países se están adaptando. Por ejemplo, en Noruega, a partir del 1 de enero de 2023, los conductores de todos los vehículos privados, incluidos los patinetes eléctricos que pueden compartirse a través de una aplicación, deben tener un seguro de responsabilidad civil.

Por último, como era de esperar en periodos de presión económica, en los últimos años se ha producido un repunte del fraude global a las aseguradoras, incluyendo muchas zonas que ven cómo se presentan más reclamaciones con informes de daños escalados y preexistentes. La "explotación de la pérdida real" representó el 27,2% de todos los casos de fraude de vehículos de motor en Noruega en 2020, y se esperan tasas similares para 2023. Más allá de los siniestros individuales, la BBC informó de que, en un período de dos años, hasta 170.000 siniestros estaban vinculados a presuntas redes de "choque por dinero".

El valor de la especialización y de los socios con experiencia

A pesar de la complicada gama de problemas a los que se enfrenta el sector, abordar los puntos débiles globales no sólo es factible, sino que está ocurriendo. Muchos proveedores de servicios(incluido Sedgwick) están recurriendo a soluciones automatizadas para gestionar pequeños siniestros, como accidentes de aparcamiento o daños en lunas. Además, nuestro equipo de automóviles en Noruega está descubriendo que los servicios racionalizados y altamente personalizados mantienen bajos los costes de los siniestros y minimizan las oportunidades de fraude. 

Para hacer frente a los complejos retos empresariales actuales, el sector está abandonando el modelo de ajuste multirramo y exigiendo una mayor especialización en siniestros de alta frecuencia, costosos y complejos. Esta estrategia -además de la especialización entre riesgos de primera y de tercera persona (por ejemplo, responsabilidad civil, daños corporales y carga)- es vital para una tramitación eficaz de los siniestros de autos y automóviles.

Los fabricantes de automóviles, las empresas de transporte y las aseguradoras deben buscar socios con sólidos grupos de práctica en el sector del automóvil comercial y el transporte, y con un profundo conocimiento de los retos esenciales a los que se enfrenta el sector en la actualidad. En función de sus necesidades, también pueden ser esenciales especializaciones como unidades de grandes casos, protección de marcas, experiencia multinacional y áreas de enfoque monolínea.

Leer más > Más información de expertos líderes del sector en número 22 de edgela revista digital de Sedgwick.